1 de febrero de 2008

Conceptos Técnicos: Divisor Resistivo - Parte I

Este es el primero de una serie de articulos escritos y enviados por el colaborador de FeedBack, Carlos "Indio" Gauvron (docente de la FIUBA y del Centro de Arte y Tecnologia), que comenzaré a publicar a partir de hoy.

Se trata de una ficha escrita originariamente para la revista
Tecnoprofile sobre un tema básico pero no por eso menos importante. La "famosa" Ley de Ohm.

Un viejo y querido amigo alemán:
Georg Simon Ohm (Parte I)

Vamos a tratar un tema que muchas veces pasa soslayado por ser simple. ¡Quién no conoce la ley de Ohm! Si interpretamos bien sus aplicaciones y variables involucradas podremos entender bien el porqué de muchas utilidades. No voy a hablar de dicha ley, simplemente voy a introducir algunas formas de aprovechamiento.

En
primer término deberíamos hablar un poco de la base común de sus empleos: el viejo, querido y práctico divisor resistivo de tensión.

El circuito es poco glamoroso, pero tiene posibilidades, ya veremos. En principio vamos a ver por qué se llama divisor de tensión resistivo. Para ello le aplicamos en su entrada una señal con un valor de tensión determinado (Vi) y veremos qué sucede en la salida (Vo). Debido a que el circuito se cierra por las resistencias R1 y R2 va a circular por el mismo una corriente I.



Esta corriente I vale:








La
Vo de salida será en consecuencia la caída de tensión de la corriente I en la resistencia R2; o sea:
Ya tenemos armado con 2 resistencias nuestro divisor donde, eligiendo convenientemente los valores de R1 y R2, podemos conseguir la atenuación que necesitemos. Algo que resulta útil sería la relación entre la tensión de entrada y la de salida, es decir la transferencia o razón de atenuación.

Entonces si necesitamos una atenuación de la mitad de tensión, los valores de R1 y R2 deben ser iguales. Con ello logramos que la relación entre Vo y Vi sea de ½.



Si esta disminución de la tensión la quisiéramos expresar en decibeles simplemente multiplicamos por 20 el logaritmo decimal de la relación, es decir:
Una de las primeras aplicaciones que se me ocurren para armar en casa sería la de atenuación para entrada de micrófono en una consola que no posea dicho pad.
Generalmente vienen establecidos con un valor de
-20 dB (-30 dB en consolas más antiguas) que es para contrarrestar la mínima ganancia del preamplificador de entrada (20 dB). En este caso se trata de un atenuador balanceado que se puede armar dentro del conector XLR3 de un cable que se destine para este propósito.

El circuito sería:
Eeste caso hay que tener cierta precaución con el valor de R2 debido a que tiene que reflejar una resistencia (impedancia es el término correcto, aunque sólo usaremos la parte resistiva) en la entrada del preamplificador debidamente baja.







Entonces fijando por ejemplo a R2 de 100 (valor comercial, o sea, que se consigue en casas de electrónica) las R1 deben ser de 450 , como no hay valor comercial de 450 un reemplazo puede ser de 430 con la que se consigue una atenuación de 19,6 dB.









[ Próximamente 2° Parte]

0 comentarios:

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon