1 de junio de 2008

Articulo sobre Cuidado Auditivo

Cuidado Auditivo
por Sebastian Vitale

Esta vez salteando el concepto que tenía en mente inicialmente voy a hablarles un poco del cuidado que debemos tener en la vida con lo que respecta al sonido, hablando así de Mp3 y todas las cosas que ya conocen que se llaman colectivos, autos, subterráneos, etc. Lo primero es saber el porqué de estos cuidados que hay que tener en la vida cotidiana. Básicamente por que son irreversibles, si nuestros oídos no mermaran con los años no importaría nada de lo que escribí o de lo que pueda escribir.

Los mp3 que se usan comúnmente en la calle que vemos todos los días no son dañinos como he escuchado varias veces, porque de ese modo también oír un disco en mp3 en los monitores NS-10 me tendría que hacer igual de mal. Lo que daña al sistema auditivo es la cercanía de la fuente y la potencia SPL que se nos entrega en el mismo.

Fácilmente podemos decir mediante un razonamiento básico que si lo que afecta al oído es la potencia que entrega entonces a menor potencia no nos sucederá nada, solo habría que hallar el valor en donde no nos puede dañar para nada el oído ¿No es verdad?. Pero lamentablemente no, la exposición y el tiempo que podemos sentarnos frente a un par de monitores varía con la presión que es la determinante del tiempo que podemos estar sin afectar al oído. Veamos una lista simple.

NIVEL SPL HORAS
90 dBSPL 8
92 dBSPL 6
95 dBSPL 4
97 dBSPL 3
100 dBSPL 2
105 dBSPL 1
110 dBSPL 1/2
115 dBSPL 1/4

¿Pero de que manera puedo saber que nivel tengo en un lugar?
Para la medición de esto hace falta un decibelímetro que en otro artículo les explicare como funciona. Vemos así que para ocho horas tranquilas de sonido con 90 dBSPL alcanza perfectamente, pero tenemos un problema, y es que el sonido promedio de la ciudad de Buenos Aries es de 90dBSPL y para que la señal no interfiera molestamente necesitamos mínimo 10dB de diferencia para escuchar correctamente, ya así llegando a 100 dB.

Al llegar a este nivel aún se oye de fondo en ruido exterior por lo que se le pueden añadir 6 dB y llegamos así a 106dB lo que reduce al tiempo de escucha sin daño permanente. Ahora si sabemos que el oído mismo necesita para recuperarse el doble del tiempo al cual estuvo expuesto pensamos algo obvio ‘’dejo de oír música durante dos horas y luego escucho una hora nuevamente’’. Perfecto, pero si pensamos y recordamos los 90 dBSPL del ambiente podemos pensar que el oído no descansa al 100% sino que necesitara mas tiempo quizás 3 a 4 horas.

Pero he aquí el problema, la mayor parte de la gente oye 106dB en la puerta del tímpano, la coclea, el yunque y el martillo, durante 5 o 4 horas, mínimas al día ya que quienes trabajan en la calle como cadetes por lo general lo usan todo el tiempo que están en la calle. De modo que quintuplicamos el tiempo no dañino y al no darle descanso al oído lo ponderamos y causando el óctuplo o séptuplo de daño que haría solo una hora. Luego de esto sucede que al día siguiente nuevamente 5 horas, y así todos los días. De modo que constantemente tenemos en el oído un pitido que realmente se llama tinitus.

Quizá yo sea solamente un utópico, o un idiota pero creo que quienes quieren vivir en un mundo donde el habla es el principal medio de comunicación junto al lenguaje corporal y a demás de eso quieren vivir en el ámbito de la música debemos cuidarnos de toda esta sociedad de consumo que nos impone elementos tecnológicos, pero que realmente pocos saben como funcionan.

Lo ideal sería cambiando de ejemplo que uno sepa realmente que es impedancia, que reactancia, un capacitor o que es R.M.S. Son tantos los elementos que se deben conocer para que no nos embauquen que hay que estudiar todo esto, de modo tal que cuando compramos un micrófono de condensador sepamos que características son las que hacen que el mismo suene de la forma que funciona. También la razón de que necesite carga externa. Otro caso es el de los amplificadores que dicen entregar 100W a 8 Ohms y si yo les digo que a ese amplificador le entrego 100W lo quemo ¿me creerían?. Saludos y cuidensen sus oidos a los que les importa y a los que no también.

Sebastian Vitale

0 comentarios: