14 de junio de 2008

Conceptos de Mezcla: Aspectos Fundamentales en una Canción

Esta nueva seccion apunta a mostrar algun de los conceptos que hay que tener en cuenta a la hora de encarar la mezcla un tema. Siempre teniendo presente lo mas importante en este proceso que es la música. Justamente con esto es como quiero empezar esta sección, explicando los aspectos fundamentales en una canción.

En el proceso de grabación de un disco encontramos una serie de variables que determinan y condicionan su resultado final. Una de ellas es “la mezcla”. Mezclar puede definirse como la habilidad para combinar los distintos sonidos de la canción con un concepto artístico. Si bien la mezcla es un paso muy importante, la mayoría de la gente no puede diferenciarla de otras variables cuando escuchan una canción.


Cada uno de los siguientes aspectos contribuyen para lograr lo que se entiende como una buena canción, y cada uno debe alcanzar por lo menos un mínimo de perfección para ello. Estos son:

+ Concepto o tema
+ Melodía

+ Ritmo

+ Armonía

+ Letras

+ Arreglos

+ Instrumentos

+ Estructura de la canción
+ Performance
+ Calidad del equipamiento

+ La Mezcla

Si alguno de éstos aspectos falla, resulta el eslabón más flojo en la cadena de producción, y si bien es sólo una parte de la canción, puede llevarla al fracaso. Por eso, es imprescindible criticar y refinar estos aspectos siempre que sea posible. Usualmente, se puede pensar que trabajar en la melodía o el concepto de la canción, o el ritmo, etc., no es parte del trabajo de un ingeniero. Después de todo: ¿no es el trabajo del productor, el arreglador o los artistas?.

En principio, es así; pero por otra parte si éstos no reparan en todos los detalles necesarios, puede hacerse algún comentario o sugerencia técnica para mejorar el nivel de la producción. Siempre el mejor resultado lo obtienen aquellos ingenieros que pueden mejorar esos aspectos, cuando es posible y con delicadeza, y que no se limitan simplemente a poner los sonidos en la cinta y mezclarlos.


Cada persona tiene su propia visión acerca de cómo debe ser una canción, por lo tanto sería imposible aprender todas las diferentes formas que existen para mezclarla. Por ello es necesario desarrollar los propios conceptos; acercarnos al sentido de la canción. Si a cada paso nos preguntamos: ¿Me gusta esto o no?, desarrollamos nuestra propia perspectiva de trabajo, y podemos obtener los resultados más favorables.

La definición de lo que está “bien” y es de “calidad”, es extremadamente subjetiva. Las personas tienen opiniones muy variadas, por lo tanto, una forma de manejar este punto tan emocionalmente cargado, es considerando las preferencias de la gente común. Es muy importante reconocer donde radican las preferencias del público y de los profesionales del medio para complacerlos, trabajar y negociar con ellos. Una de las formas más directas para lograr esto es conocer el mercado discográfico de la forma más amplia posible. Con esto en mente, veamos cada uno de los aspectos mencionados.

El Concepto

El concepto o tema puede ser definido como la combinación de los otros diez aspectos. Puede entenderse como la “onda” o el “aura” de la canción. Es la idea general o el “feeling” que es transmitido en forma más consistente en la mayoría de los aspectos de la canción.

Las canciones varían en la consistencia y coherencia del concepto. En algunas canciones, el concepto es fuerte y coherente, mientras que en otras puede ser casi inexistente. Como ingeniero, pueden sugerirse ideas que ayuden a fortalecer el concepto, en momentos en que algo no pegue con el tema. Por ejemplo, puede observarse que un sonido de guitarra está extremadamente procesado y distorsionado para una balada de amor; o que los efectos sugeridos para la voz principal no la acompañan como es esperado. Si alguien escuchó un efecto en otra canción y quiere usarlo en una para la cual no es apropiado, también es responsabilidad del ingeniero marcar esas inconsistencias.

Descubrir la manera en que cada aspecto se relaciona y contribuye a la coherencia de la canción, puede revelar ciertas deficiencias que deben ser ajustadas. En todos los casos, lo que resulta más importante es que este análisis permite la aparición de nuevas ideas.

Valores positivos del concepto pueden ser su misma existencia, coherencia, color, complejidad; mientras que los negativos son poco creativo, predecible, incoherente.

Melodia

Hacer comentarios sobre la melodía de una canción puede ser peligroso y generalmente no aporta nada al proceso creativo. La verdad es que no hay mucho que decir acerca de la melodía de la canción cuando se llega a la etapa de mezcla. En cambio durante la grabación el ingeniero puede, por ejemplo, sugerir algún cambio melódico o rítmico, señalar problemas en la afinación, o marcar una nota que no entra en la armonía -si no se trata de una variación intencional-, sugerir marcar una línea melódica base en la primer vuelta y realizar variaciones sobre la melodía original en las siguientes, etc.

Comentarios positivos para una melodía pueden ser atractiva, tarareable, interesante. Negativos pueden ser engorrosa, caótica, molesta.

El Ritmo

Aquellos que sepan lo suficiente de la complejidad de los ritmos pueden hacer sugerencias si sienten que son apropiadas. Sin embargo, si no saben nada de ritmos, aún existe una cosa que pueden criticar: ¿El ritmo es demasiado simple o complicado?. Todos pueden decir si el ritmo es aburrido o muy complejo. Si el ritmo de una canción movida provoca sueño, sería bueno agregar algunos elementos o cambiar algunas subdivisiones de los instrumentos utilizados. Pero si por el contrario, no se puede retener en mente u ocupa demasiado espacio en la canción, quizás necesite ser simplificado un poco.

La Armonía

Otro de los elementos que puede aportar un técnico está relacionada con la armonía. Aún si no manejan acordes, inversiones o voces, la mayoría de la gente puede decir si algo no suena bien. Un ejemplo de esto sucede con los coros. Se pueden hacer sugerencias acerca de las distintas voces, del número de repeticiones o de cómo deben ser grabados los coros.

Mucha gente no conoce las diferentes formas en que pueden grabarse los coros para obtener distintos resultados. Podrían grabarse tres diferentes voces en un micrófono y panearlas a la derecha en la mezcla; de la misma forma se regraban las tres voces en otra pista (doblaje) y se panean hacia la izquierda, creando una armonía desplegada en el estéreo.

También pueden grabarse dos voces con dos micrófonos y panearlas L y R , y luego regrabarlas y disponerlas de manera de obtener R y L. También podrían grabarse tres voces en diez pistas diferentes, luego mezclar las 30 voces grabadas a dos pistas, creando un coro desplegado en el estéreo y dejando las otras pistas libres para ser utilizadas nuevamente, etc. Con cada una de estas formas se obtienen resultados totalmente diferentes, en cuanto a la densidad y presencia de las voces. El criterio de elección depende fundamentalmente de la finalidad del coro.

La Letra

Normalmente es muy importante escuchar la letra de una canción antes de mezclarla. Realizar comentarios sobre la letra de una canción puede ser desafortunado, si no es el artista o el productor quién opine primero sobre algún cambio que deseen hacer. Hay que considerar también que las mezclas deben acompañar necesariamente el sentido de la letra, sin importar nuestro gusto en particular.

Una de las cosas importantes de considerar es la naturaleza rítmica de la letra en la canción. En algunos estilos de música, como el rap, es más crítico que las letras encajen rítmicamente en la canción. Si se escucha una canción que tenga muchas o muy pocas sílabas seguramente llamará la atención. En ocasiones, realizar cambios tan simples como éstos puede marcar una gran diferencia. Es también muy importante analizar el papel que tendrán los efectos que se apliquen a las voces, ya que el resultado debe corresponder al sentido de la canción.

Algunos puntos positivos de letras pueden ser: sinceras, rítmicas, poéticas, etc. Y algunos características negativas pueden ser banales, sin sentido, sin métrica definida, comunes, etc.

El Arreglo

El término “arreglos” lo relacionamos con la cantidad de instrumentos que tiene la canción en cada momento, incluyendo cuantos sonidos hay en cada rango de frecuencia y cómo es manejado su balance, la parte rítmica y su adecuada interrelación.

Uno de los principales aspectos en que puede evaluarse un arreglo es la densidad. Si se quiere crear una mezcla lo más llena posible, se puede sugerir sumar notas o sonidos, o doblar o triplicar ciertas fuentes. Puede recomendarse doblar una parte con otro instrumento, ejecutar los acordes en otra posición, o incluso tocar una parte más complicada.

También podrían utilizarse efectos relacionados con la variación del tiempo o la afinación para agrandar el sonido final. Sin embargo, y en forma frecuente, el problema con los arreglos es que son muy cargados y necesitan ser administrados. Existen artistas capaces de grabar 60 pistas si están disponibles, y peor aún es que quieren las 60 pistas en la mezcla aunque no exista un espacio musical coherente entre los parlantes para todos esos sonidos.

Usualmente, el ingeniero puede sugerir sacar algunas pistas en partes específicas de una canción. Limpiar algunos sonidos puede hacer que ciertas partes sean más personales y contribuye a la claridad general. Es común en ciertos estilos de música, quitar varias pistas durante algunos compases durante la mezcla. Por ejemplo, un recurso muy utilizado consiste en dejar solas las voces con la base rítmica.

En un nivel más técnico, el ingeniero debe señalar cuando existen demasiados elementos en un mismo rango de frecuencia, ya que ésto complica la mezcla. Puede sugerirse tocar la parte en otra octava o en una diferente inversión, o cambiar algún instrumento de percusión por otro con otro timbre. Algunos características positivas del arreglo pueden ser simple o lleno, dinámico, emotivo, etc., y negativas pueden ser confuso, aburrido, cargado con muchos instrumentos en el mismo rango, incompleto, etc.

Los Instrumentos

El técnico o ingeniero de grabación es el responsable que el sonido de cada instrumento sea bueno, aún cuando los músicos hayan elegido esos instrumentos. Si hay algo mal con el sonido de un instrumento, nunca se arreglará en etapas posteriores, sin importar cuantos procesos se realicen para ello. Por lo tanto, es importante reconocer en primer lugar un mal sonido para poder remplazarlo. De esta forma todos conocerán el origen del problema, y es el productor quién debe decidir al respecto.

Las fallas o problemas más frecuentes son por falta de mantenimiento de los instrumentos. Calibración de guitarras y bajos, instrumentos, cables y conectores en malas condiciones o de mala calidad, parches de batería con uso excesivo o problemas de afinación, etc.

El ingeniero puede sugerir la utilización de distintos sonidos o instrumentos y debe ser la referencia de productores y arregladores en tal sentido.

<<>>
[ ASPECTOS FUNDAMENTALES EN UNA CANCIÓN - PARTE II ]

0 comentarios: