16 de diciembre de 2008

Grabadoras Analógicas

Grabadoras análogas

Las grabadoras análogas profesionales existen en distintas configuraciones de pistas y ancho de cinta. Las configuraciones más comunes son 2, 4 y 8 pistas en 1/4’’, 4, 8 y 16 pistas en 1/2’’, 8 y 16 pistas en 1’’ y 16 y 24 pistas en 2’’. Con un mayor ancho de pista, la cinta magnética puede retener una mayor cantidad de magnetismo, lo que resulta en una mayor señal de salida y en una mejor relación señal/ruido. El uso de pistas más anchas también hace que las pistas grabadas sean menos susceptibles a los drop outs. Para prevenir y reducir el crosstalk, se deja una banda de cinta sin grabar que separa las pistas adyacentes.

La velocidad de la cinta tiene una influencia directa en la respuesta de la grabadora, ya que está relacionada con el nivel y la longitud de onda de la señal grabada. A mayores velocidades de cinta, aumenta el número de dominios magnéticos que pasan por el gap de la cabeza en un mismo período de tiempo. Por lo tanto, la magnetización recibida por la cabeza lectora es mayor y produce una señal de salida más fuerte que requiere menos amplificación, reduciendo el ruido de la cinta.

A la velocidad de cinta más rápida, aumenta efectivamente el ancho de banda grabado. Al aumentar la frecuencia de la señal grabada, más ciclos completos caen dentro del gap hasta que la longitud de onda de la señal es igual al ancho del gap. En este punto la salida es cero y determina el límite de frecuencia superior del sistema. Como la longitud de onda de la señal grabada aumenta con la velocidad de la cinta, el límite de frecuencia superior del ancho de banda se extiende a mayores velocidades.

En la actualidad, se adoptó como estándar para la producción musical la velocidad de 30 IPS, utilizada con cintas de bajo ruido y alta salida.

Figura 1. Configuraciones de pistas para los anchos de cinta usados para grabación análoga.

Limpieza: Es muy importante mantener las cabezas de grabación y las partes móviles del sistema de transporte libres de suciedad y de restos de óxido. El desprendimiento del óxido ocurre cuando la fricción produce que pequeñas partículas del óxido magnético se acumulen en la superficie de contacto. Esta acumulación es más crítica en la superficie de las cabezas grabadoras, porque aunque sea una pequeña separación entre la cinta y la cabeza ocasiona una pérdida por separación. Por ejemplo, una señal grabada a 15 IPS, con una acumulación de óxido de 0.001’’ en la cabeza de playback, produce una pérdida de playback de 55 dB en los 15 Khz. Cuando se limpian las cabezas y las guías del transporte (no las partes de goma), debe utilizarse alcohol isopropílico desnaturalizado.

Degaussing: Los cabezales magnéticos están hechos de una aleación que no retiene el magnetismo, pero actúa como un excelente conductor de flujo. Estas cabezas, sin embargo, retienen pequeñas cantidades de magnetismo remanente, que puede deteriorar parcialmente las señales de alta frecuencia en la cinta. Por esta razón, desmagnetizar la cabeza grabadora frecuentemente es una práctica recomendable. Un desmagnetizador actúa como una cabeza borradora, en el sentido que satura la cabeza magnética con una señal alterna de alto nivel que anula el magnetismo residual. Antes de ajustar y calibrar una grabadora, las cabezas deben ser limpiadas y desmagnetizadas para obtener lecturas correctas.

Alineación de las cabezas
Un factor importante en el funcionamiento de una grabadora análoga, es la alineación física de las cabezas. Las cabezas de borrado, grabación y reproducción tienen cinco ajustes:
altura, azimuth, zenith, wrap (tangencialidad) y rack (contacto).
La altura determina la posición vertical de la pista con respecto al ancho de la cinta. Si la pista es grabada y reproducida en cabezas ajustadas a distintas alturas, no toda la señal grabada será reproducida. Esto resulta en una menor relación señal/ruido y en un aumento del crosstalk entre las pistas.

Figura 2. Altura de cabeza mal ajustada.

El azimuth se refiere a la inclinación de la cabeza en el plano paralelo a la cinta. El gap debe estar perpendicular a la cinta, de manera que todas las pistas están eléctricamente en fase entre ellas.

Figura 3. Azimuth desajustado en la cabeza.

Zenith se refiere a la inclinación de un extremo de la cabeza hacia o desde la cinta. El zenith debe ser ajustado de manera que la cinta haga contacto con ambos extremos de la cinta con la misma intensidad, de otra forma, la cinta comienza a doblarse.

Figura 4. Desgaste de la cabeza producido por el Zenith.

Wrap se refiere al ángulo al cual la cinta se dobla alrededor de la cabeza y a la ubicación del gap en este ángulo. Esta tangencialidad determina el grado de contacto entre la cabeza y la cinta, y controla la sensibilidad de la cabeza a los drops-outs.

Figura 5. Tangencialidad. La cinta no hace buen contacto con el gap.

Rack determina la presión de la cinta contra la cabeza. Cuanto más apoyada contra la cabeza está, mayor es la presión.

1 comentarios:

hola...
muy buen artículo :)
¿qué libro me recomendarías para obtener más información sobre los ajustes de los componentes de las máquinas de carrete abierto?

gracias

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon