8 de enero de 2009

Conceptos de Mezcla: Análisis del Espectro de Frecuencia - Parte I

Análisis del espectro de frecuencia

Como ya sabemos, ecualizar es cambiar el volumen de bandas determinadas de frecuencia de un sonido; o dicho de otra forma, alterar el balance existente entre esas bandas. Cuando estamos grabando y mezclando encontramos que los instrumentos, aún los del mismo tipo, tienen cada uno su timbre particular. Esto no representaría ningún problema, salvo que debemos considerar que nuestros oídos se acostumbran rápidamente a los sonidos y a la forma en la cual los escuchamos.

La dificultad real surge del hecho que enfatizar o cortar el volumen de ciertas frecuencias depende de la estructura de cada sonido en sí mismo, por lo que es imposible establecer referencias absolutas. A esto se le suma la complicación de tener en cuenta que los distintos instrumentos o sonidos son ecualizados de diferente forma dependiendo del estilo musical y de los músicos involucrados.

En primer lugar debemos aprender a separar cada banda frecuencia por su nombre. Luego, veremos cómo enfatizar o atenuar ciertas frecuencias afecta a los distintos instrumentos de diferente forma.

Para ésto utilizaremos básicamente los cuatro tipos de filtros que ya conocemos:
Los gráficos, en los que cada banda de frecuencia es fija y sólo puede ajustarse su nivel; los semi-paramétricos, en los cuales podemos ajustar la frecuencia central de la banda y el nivel; los paramétricos, son aquellos que permiten el control de frecuencia central, ancho de banda y nivel; y por último, los filtros del tipo shelving presentes en la mayoría de las consolas.

Rangos de frecuencia
El primer paso para utilizar un ecualizador será reconocer y familiarizarse con los nombres de los distintos rangos de frecuencia. Esto no es tan difícil como se puede pensar, ya que todos nosotros tenemos años de práctica en diferenciarlos. Desde que nacimos, nuestro cerebro e incluso nuestro cuerpo fue entrenado para reconocer y diferenciar los distintos sonidos. Entonces lo importante será recordar qué frecuencias son las que producen ciertos efectos. En principio las dividiremos en seis rangos de nuestro interés:

Bajos menores a 60 Hz
Estos bajos son conocidos comúnmente como “sub-lows”. Se los encuentra normalmente en bombos, bajos electricos o de caja, booms de rap, etc. A pesar de que es muy difícil reconocer la afinación en este rango, se utilizan generalmente como efecto. En aplicaciones para cine los reconocemos en los efectos sonoros de explosiones, terremotos, etc. La cantidad de sub-bajos que contenían los vinilos estaba limitada por la duración del disco, ya que para poner cinco temas se necesitan aproximadamente veintitres minutos, y esto no era factible sin sacar bastante de la información por debajo de 60 Hz. Los simples de 12” no tenían tantas limitaciones de frecuencia.

Bajos de 40Hz a 200Hz
Es el rango que subimos cuando damos ganancia al control de bajos de un equipo de audio hogareño. En él están contenidas muchas de las notas fundamentales de las bases.

Medios Bajos de 200Hz a 800Hz
Es el rango más crítico cuando se mezcla música. Somos muy sensibles a los cambios en este rango. Cuando enfatizamos mucho esta banda de frecuencias en una canción, suena con falta de definición y poco clara. Normalmente llega a fatigar y a molestar a quien la escucha.

Medios de 800Hz a 5000Hz
El ser humano es hipersensitivo a estas frecuencias. Subir 1dB en este rango equivale a subir 3dB en cualquier otro. Es nuestro rango más utilizado, ya que se encuentra la mayor parte de la comunicación hablada. Hay que ser muy cuidadoso cuando modificamos estas frecuencias, sobre todo en el caso de las voces, en las cuales nos damos cuenta fácilmente de cualquier cambio.

Altos de 5000Hz a 8000Hz
Este rango, que es el que subimos cuando damos ganancia al control de agudos de algunos equipos de audio hogareño, es también el que se suele dar en mastering para aumentar un poco la definición o presencia del programa.

Altos sobre los 8000Hz
En este rango de agudos es donde se encuentran los armónicos más altos de los sonidos. Deben utilizarse con cuidado ya que pueden ser un poco irritantes. Estas frecuencias, están asociadas popularmente a las grabaciones de música de alta calidad.

Estructura armónica del sonido
Los especialistas tienen diferentes teorías basadas en cómo las distintas frecuencias afectan nuestra mente, lo cual es muy lógico debido a la naturaleza subjetiva de la percepción. Han escrito muchos libros sobre las distintas formas en que los sonidos afectan nuestro cuerpo y mente, y como la gente organiza las formas en que percibe distintas frecuencias. La mayoría coincide en que las distintas frecuencias nos afectan en diferentes formas: fisiológica, psicológica y espiritualmente.

Pero mucho más poderosa que la forma en que una frecuencia específica nos hacen sentir, es la manera en que la combinación de todo el espectro nos hace sentir. Todos los sonidos estan constituídos por combinaciones de tonos o notas. Cuando escuchamos un instrumento tocando una nota, escuchamos en realidad varias otras notas ocultas en ese sonido. Estas notas combinadas, conocidas como armónicos, producen el sonido tal como lo percibimos.
En la próxima tabla vemos la estructura armónica de la nota “LA “ en un instrumento como una guitarra acústica. La presencia de los armónicos en distintas proporciones en cada sonido es lo que define la diferencia de timbre entre instrumentos ejecutando la misma nota.

Existen dos cosas interesantes acerca de los armónicos. La primera es que cada armónico de un sonido es un tono puro, por lo tanto todos los sonidos están formados por combinaciones de tonos puros. Esto significa que ciertas combinaciones de armónicos pueden crear acordes disonantes: los formados por armónicos pares.

Esto contribuye notoriamente a la forma en que percibimos un sonido. Por otro lado ciertas combinaciones de armónicos pueden crear acordes agradables: son los que forman los armónicos impares. Que un instrumento produzca armónicos pares o impares depende, en forma básica, de su construcción y la forma en que es ejecutado.El segundo punto de interés acerca de los armónicos, es que todos son múltiplos matemáticos de la frecuencia fundamental que percibimos como nota base, independientemente de los armónicos presentes.

>> PRÓXIMAMENTE <<
ANÁLISIS DEL ESPECTRO DE FRECUENCIA - PARTE II

0 comentarios: