30 de enero de 2009

Técnicas de microfoneo aplicadas - Parte II

Técnicas de microfoneo aplicadas - Parte II

Guitarra Eléctrica
Las fundamentales de una guitarra promedio de 22 posiciones, se extienden desde E2 a D6 (82 a 1174 Hz), con sobretonos que alcanzan mucho más arriba. Todas éstas frecuencias pueden no ser amplificadas, ya que las cuerdas de la guitarra tienden a atenuar frecuencias sobre 5 Khz.

Microfoneando el amplificador
Los amplificadores más comúnmente utilizados para las grabaciones están diseñados con un rango de respuesta acentuada en los 4 - 5 Khz, produciendo un sonido limpio y abierto. El micrófono más popular para tomar el sonido de un amplificador de guitarra es el dinámico cardiode. Un micrófono dinámico tiende a agregar cuerpo al sonido, sin tomar ruidos del amplificador. El patrón cardiode es utilizado para aumentar la separación entre los instrumentos. Un micrófono de condensador o de cinta puede ser utilizado para capturar las partes de guitarra más tranquilas y suaves.

Para una buena toma del sonido con un alto grado de separación, se puede ubicar un micrófono a una distancia de 5 a 30 cm. Cuando se microfonea a una distancia menor que 10 cm, la posición del micrófono y del parlante se hace muy crítica. Para obtener un sonido más brillante, el micrófono debe apuntar directamente al centro del cono del parlante. Ubicando el micrófono fuera del centro del cono produce un sonido más meloso y reduce el ruido del amplificador. Cuando se utilizan distancias mayores que 15 cm, pueden reducirse los efectos de fase debidos a las reflexiones en las superficies cercanas, ubicando el equipo sobre una silla o poniéndole debajo una alfombra en el piso.
Figura 1. Micrófono en el amplificador.

Grabación Directa
La señal eléctrica de la guitarra puede ser grabada directamente en la cinta, para obtener un sonido independiente de los instrumentos en el estudio y salteando las características del amplificador. Si el guitarrista desconecta el parlante y escucha a través de auriculares, el sonido no entra por los otros micrófonos en la sala. Para grabar en forma directa en el estudio, se utiliza una caja directa -DI Box-, que actúa como interface entre el instrumento y la consola. Una de las ventajas de la caja directa, es que aisla eléctricamente las señales de audio, reduciendo la posibilidad de encontrar loops de tierra y ruidos de “Hum”. Otra ventaja puede ser que adapta la alta impedancia del instrumento (línea desbalanceada) a la baja impedancia de una línea balanceada y permitir el ingreso a la consola a través de la entrada de micrófono.

La señal puede ser tomada de la salida de la guitarra, después de los efectos, o desde el external speaker jack del amplificador (fig. 2). Algunos instrumentos eléctricos pueden ser tomados por un micrófono y por una caja directa, y luego ser mezclados en la consola. Esto permite una sutil combinación del sonido crudo del micrófono y de la característica definición y brillo de la caja directa. Esto puede realizarse durante la grabación, o si existen pistas disponibles, es posible combinarlas en la etapa de mezcla.
Figura 2. Grabación directa de un instrumento eléctrico.

Bajo
El bajo eléctrico trabaja en el rango de E1 a F4 (41,2 Hz a 343,2 Hz), y sus armónicos pueden llegar hasta los 4 Khz si es ejecutado fuerte o con una púa. Además, el estilo de ejecución afecta enormemente el sonido del bajo. Tocando con “slap” o con una púa produce un sonido más brillante y con mayor ataque. Como en el caso del contrabajo, tocar con los dedos opaca el sonido, lo cuál puede ser pronunciado con la elección del micrófono. Al igual que la guitarra eléctrica, el bajo puede ser grabado con micrófono en el amplificador o con una caja directa.

Para obtener el sonido más claro posible, el bajo es grabado generalmente en forma directa. Sin embargo, muchos bajistas prefieren el sonido de su amplificador. Para ello, el micrófono debería estar ubicado entre 5 y 15 cm del amplificador. Los micrófonos dinámicos son elegidos usualmente por su sonido duro y profundo. Algunos diseños dinámicos de diafragma grande, suavizan las transientes de alta frecuencia y cuando son combinados con una respuesta acentuada en los 100 Hz, dan un sonido cálido, muy poderoso en el registro más bajo. Debe tenerse cuidado con el exceso de bajas frecuencias, que arruinan la mezcla y no pueden escucharse en los equipos comunes.
Figura 3. Posicionamiento típico para el bajo.

La Voz
Desde un grito a un susurro, la voz humana despliega una dinámica y un timbre que pocos instrumentos pueden alcanzar. La voz baja masculina puede extenderse desde E2 a D4 (82 a 293 Hz), con armónicos que llegan hasta los 7 Khz. Los sonidos de sibilantes “s” pueden alcanzar los 12 Khz. La voz de soprano alta puede llegar hasta 1 Khz, con armónicos ascendiendo hasta 9 Khz. Las vocales, se forman cuando la boca toma determinadas formas, creando formantes -que son bandas resonantes fuertemente acentuadas- y ocurren aún cuando varía la altura. El técnico de grabación debe estar alerta de cuatro puntos fundamentales cuando se graba una voz:

+ Rango dinámico excesivo para la cadena de grabación.
+ Sibilancias (“s”, “f”, “sh”), que son sonidos de alta frecuencia sobre acentuados.
+ Sonidos plosivos (“p”), que producen “popping” en el diafragma del micrófono.
+ Aumento desmedido de bajas frecuencias, debido al efecto de proximidad.

Rango Dinámico
Un problema significativo en el microfoneo y la grabación de una voz, es una señal con excesivo rango dinámico para el medio de grabación. Por ejemplo, asumiendo que un nivel promedio de voz es grabado en la cinta a aproximadamente 0 VU (+4 dBm), mientras que en un pasaje el vocalista llega a un nivel 12 dB mayor. Esto causaría que se intente grabar en la cinta una señal de 16 dBm, siendo el máximo nivel cercano a los 8 dBm, produciendo una severa distorsión en la señal. Por ello, es necesario reducir el rango dinámico de esos pasajes.

Sibilancia
Los sonidos sibilantes, como las letras s, f, sh, pueden distorsionarse cuando son grabadas a muy alto nivel. Ciertos micrófonos, pueden tener un pico en la respuesta en frecuencia en esta banda, exagerando los sonidos sibilantes. Esto puede ser corregido por un aparato limitador de frecuencia selectiva, llamado De-esser, que es capaz de sensar y reducir el exceso de sibilancia.

Popping
La mayoría de los micrófonos direccionales muestran una gran sensibilidad a las señales de baja frecuencia. Los más importantes son los sonidos plosivos (p, t, k, etc.), que pueden producir un fuerte “pop” causado por una súbita ráfaga de aire en el diafragma del micrófono.

Esto puede ser reducido de alguna de éstas tres formas:
+ Ubicar un filtro anti-pop frente a la grilla del micrófono, que sirve como una barrera para la alta presión sonora del pop, pero permitiendo que el resto de la energía sonora pase sin problemas.
+ Reemplazar el micrófono por uno omnidireccional.
+ Ubicar el micrófono arriba o al costado de la boca del cantante.

Técnica microfoneo cercano para voces
En el microfoneo cercano de una voz, se utilizan distancias entre 25mm y 30 cm, mientras que el micrófono de solo o acentuación, puede ser ubicado desde 60 cm a 2,5 m. El tipo de micrófono a utilizar depende del sonido deseado. Un micrófono dinámico produce un sonido más duro, con influencia del efecto de proximidad. Un micrófono de cinta, produce un sonido más suave a una distancia de 10 a 15 cm; mientras que un micrófono de condensador, generalmente da un sonido más abierto y detallado.

A distancias de trabajo cortas, los mejores efectos de un micrófono cardiode se obtienen, comúnmente, cuando el micrófono es ubicado ligeramente fuera del eje de la boca. Esto reduce los efectos de popping y sibilancia, y produce un sonido más natural.

2 comentarios:

Muy interesante el artículo, aunque para los que somos profesionales de este rubro es algo conocido, es muy bueno tener este tipo de apuntes tan bien organizados.

Sos un groso! muy buen articulo!