10 de febrero de 2009

Técnicas de microfoneo aplicadas: Intrumentos de Percusión - Parte I

Instrumentos de percusión

Batería
La batería estándar es, generalmente, la columna vertebral de las grabaciones actuales, y actúa como la base de la parte rítmica de una canción. Debido a esto, un sonido correcto de batería es de una importancia primaria para el impacto final de una grabación.

Una batería moderna suele consistir en un bombo, un tambor, uno o más tom-toms, uno o más tom-toms de pie, un hi-hat, y una variedad de platillos. Debido a que la batería es una serie de instrumentos de percusión ejecutados al mismo tiempo y ubicados a corta distancia, es un instrumento del cual es bastante dificultoso obtener un balance tonal y espacial correctos.

El sonido especial de una batería acústica, es el resultado del preciso balance entre una técnica de ejecución profesional, una correcta afinación y una adecuada técnica de microfoneo. Como regla general se puede decir: “Una batería pobremente tocada y afinada, sonará tan mal a través de un buen micrófono, como de uno malo.” Por esto, es importante que la batería suene bien en la sala, antes de comenzar con los micrófonos.

Afinando los parches
Como se ha mencionado, un secreto para crear un buen sonido de batería es la afinación. Obtener un buen sonido en la grabación, es mucho más fácil si la batería suena bien en el estudio.

Tom-Toms:
Este es uno de los métodos existentes para afinar un set de tom-toms. Primero se sacan los parches y se revisa el sistema de soportes, que puede ocasionar en muchos casos vibraciones y otros ruidos molestos. Se ubica el parche superior y se ajustan los tornillos, en forma pareja, hasta que no se puedan ajustar más con las manos. Luego, utilizando una llave de afinación, se da una vuelta completa a cada tornillo ajustando los pares opuestos, uno por vez.

Una vez hecho esto, se repite el proceso ajustando media vuelta más. Ahora, se aplica una fuerza en el parche para estirarlo un poco y se continúa con otra media vuelta de ajuste, hasta que se alcance la altura deseada. El tono más adecuado es alcanzado, cuando los parches están afinados en el rango resonante del cuerpo en el que se encuentran.

El parche de abajo puede afinarse una cuarta por encima del parche de arriba, para agregar control sobre el sonido y hacerlo más abierto. Si el parche de abajo es afinado más suelto que el de arriba, se obtiene un sonido más cerrado y con buen ataque.

Bombo:
Un parche suelto dará un sonido con mucho golpe en el ataque, pero casi sin tono. Y para un parche ajustado es lo inverso. El parche debe afinarse para complementar el tipo de música.

Tambor:
El tambor debe afinarse sin las bordonas. Un parche batidor flojo, da un sonido profundo y gordo. En cambio, un parche batidor ajustado da un sonido brillante y vidrioso. Con el parche bordonero flojo, el tono es profundo con poco sonido de bordona, mientras que el parche de la bordona ajustado da una respuesta más brillante de la bordona.

Microfoneando la batería

Una vez que la batería ha sido afinada y ajustada hasta alcanzar el mejor sonido, pueden posicionarse los micrófonos (Figura 1). Como cada elemento de la batería es diferente, tanto en sonido como en la función que cumple, deben ser considerados prácticamente como instrumentos individuales y los micrófonos deben colocarse según éste criterio. Para ello deben tenerse en cuenta algunas características, tales como la respuesta en frecuencia, la respuesta polar, la respuesta transiente y el efecto de proximidad.

El rango dinámico del micrófono es otra importante característica a considerar cuando se microfonea una batería. Una batería es capaz de generar sonidos extremos de volumen y potencia muy altos, y también sonidos suaves que aportan sólo un color a la música. Un micrófono, debe ser capaz de acomodar los picos sin distorsionar, y capturar las sutilezas de la batería sin agregar ruido.

Figura 1. Ubicación típica de micrófonos en una batería.

Tabla 1. Niveles de Presión Sonora típicos de una batería.
(click en la imagen para ampliar)

Para aumentar la separación entre la batería y otros instrumentos en el estudio, puede rodearse la batería con separadores con ventanas de vidrio, para permitir el contacto visual entre los músicos.

Tambor:
Debe hacerse un compromiso entre la ubicación ideal del micrófono y los movimientos del baterista. Por lo tanto, una de las primeras consideraciones es encontrar un lugar seguro para el micrófono, donde no sea golpeado por un pase de palillos.

Para un sonido de rock o pop, el micrófono es generalmente ubicado sobre el aro superior del tambor, a una distancia de 3 cm. El micrófono debe ser apuntado para alcanzar la mejor separación de los otros cuerpos de la batería y los platillos. Es común que estos micrófonos sean cardiodes o hipercardiodes, con su ángulo de rechazo orientado al Hi-Hat o los toms, según las necesidades de separación. En determinados casos o estilos musicales, es necesario tener el sonido de la bordona un poco más presente en el sonido general. Esto puede obtenerse poniendo otro micrófono en la parte de abajo del tambor apuntando hacia arriba. Como el parche de abajo vibra con fase inversa al superior (180º), puede ser conveniente aplicar el inversor de fase en éste micrófono.

Hi-Hat:
El sonido del Hi-Hat está en el mismo rango general que el tambor, pero el Hi-Hat produce mucho más energía de alta frecuencia, mientras que el sonido del tambor está concentrado en el rango de frecuencias medias. Con el Hi-Hat deben considerarse cuatro puntos:

+ El sonido es más brillante sobre el borde del plato superior.
+ Ubicar el micrófono sobre el plato superior reproduce todos los matices del ataque del palillo.
+ La apertura y cierre del Hi-Hat produce ráfagas de aire, por lo tanto el micrófono no debería ubicarse directamente en los filos del plato.
+ Si se quiere utilizar un sólo micrófono para el tambor y el Hi-Hat, debería ubicarse equidistante de ambos y de espaldas a los tom-toms.

Tom-Toms:
Los toms Hi y Mid pueden microfonearse con dos micrófonos y como segunda posibilidad, también pueden microfonearse con un solo micrófono ubicado entre los dos. Cuando se toman en forma individual, el micrófono puede ubicarse cerca del parche superior a una distancia de 3 cm sobre el aro. Esto da un sonido con ataque y poco tono, con menos resonancia del cuerpo. Esta distancia puede extenderse hasta 10 cm, dando un sonido más vivo. Cuando es tomado por debajo del cuerpo, sin el parche inferior, se obtiene un sonido con menos ataque y con más tono. En caso de ser necesario para los toms de pie, se recomienda colocar el micrófono unos 3 o 4 centímetros más lejos, para captar un sonido más vivo y lleno.

Bombo:
La reproducción de bajas frecuencias para altos niveles de presión es esencial para captar con calidad el sonido del bombo. Por lo tanto, debe utilizarse un micrófono diseñado para esta aplicación. Algunos micrófonos dinámicos de diafragma grande, como el AKG D-112 o D-12E, Electro-Voice RE-20, o el Beyer M-380 cumplen con éstas características de manera muy satisfactoria, ya que soportan altos niveles de presión con una respuesta extendida para las bajas frecuencias. Dentro del bombo, suele ubicarse una almohada o manta para amortiguar la resonancia del cuerpo, y dar un sonido más definido. Al ubicar el micrófono más cerca del parche batidor, se obtiene un sonido con más ataque y menos tono.

Próximamente
Técnicas de microfoneo aplicadas:
Intrumentos de Percusión - Parte II


0 comentarios: