22 de abril de 2009

Cognición Musical

Les presento a un nuevo colaborador de Feedback, su nombre es Nicolas Tissieres, y desde hoy va compartir con nosotros una serie de artículos sobre music cognition o cognición musical. Esta disciplina básicamente se enfoca sobre como percibimos e interpretamos la música y los sonidos que escuchamos y como la mente procesa esta información.

Espero que les sea de interés y que ademas sea un comienzo para seguir investigando y aprender más sobre este interesante tema.

Cognición Musical
por Nicolas Tissieres

PROLOGO:

Hoy en día, la música alcanzó niveles de masificación que hace unos siglos no se hubiera imaginado. Uno tiene acceso a obras completas que pueden ser escuchadas y reescuchadas la cantidad de veces deseadas. De esta manera, se puede disfrutar de la interpretación de Haydin de la filarmónica de Viena en el Musikverein sin moverse del sillón e, incluso, gracias a los canales de videos en línea, la idea de estar en la valla del Ozzfest en UK no suena tan descabellada. La globalización, que trae consigo el desarrollo de la telecomunicación, el audio y la informática -entre otros-, permite la apertura de las barreras culturales delimitadas por el espacio. Estos avances abrieron a su vez un mundo de posibilidades dentro de la música, como puede ser el estudio minucioso de una obra determinada, la disociación entre ésta y el autor o la posibilidad de escapar de cualquier estímulo visual gracias a la aparición de los auriculares.

Pero, ¿cuándo la música dejó de ser una acción natural, como hablar o caminar? Más allá de que la industria musical haya crecido en los últimos años, la ejecución de las obras está reservada para unos pocos, que se convierten en referentes sociales. Si por un momento se apartase la vista de los medios de masa -YouTube, MTV, los grandes music halls, instrumentos vintage bañados en oro- y se focaliza en otras culturas, como la de algunas sociedades africanas, se puede ver cómo la música es algo fundamental, tanto en la educación como en la vida cotidiana. La participación activa de cada individuo a través del canto, las palmas o instrumentos musicales, es vital. Todos son músicos, sólo que algunos pocos llegan a ser maestros.

Aunque la música no juegue un papel tan activo en la sociedad occidental, está presente en el día a día: la podemos encontrar en jingles, bandas sonoras, campañas políticas. Por otro lado, ayuda al individuo a gestar el sentimiento de pertenencia a un determinado grupo social, sobre todo en esta época de falta de individualización y de “tribus urbanas” efímeras.

Según el compositor ruso Stravinski, “los elementos tonales se transforman en música solo en virtud de su organización y organización presupone un acto humano consciente”.
La música no es necesariamente universal; la apreciación de una obra puede diferir dependiendo de la estructura mental de quien la escuche, de la condición en que lo haga, del estado anímico.

El medio de amplificación y el lugar en el que se reproduzca la obra juega también un rol fundamental en cómo la apreciamos. De esta manera, algunos compositores prefieren tocar en determinadas salas de conciertos o los más aférrimos melómanos mandan a construir recintos con las condiciones electroacústicas más adecuadas a la apreciación de sus CDs favoritos.

¿Por qué es normal acompañar un determinado estado anímico o emocional con música?, ¿cómo la música genera una respuesta física y emotiva? ¿cómo podemos diferenciar entre ruido y música? ¿por qué lo que para mí es música para otro puede ser ruido? ¿qué procesos neuronales, cognitivos o psicológicos permiten apreciar el sonido como música? ¿en qué parte del cerebro se procesa la música? ¿es indiferente si la estamos escuchando mientras la interpretamos o la componemos? ¿de qué maneras podemos escucharla?

Durante los siguientes artículos voy a explicar cómo se procesa el sonido en la mente, qué es lo que hace que lo interpretemos como música y cuáles son los factores cognitivos, neuropsicológicos y sociales que influyen en la apreciación de la misma. Entendiéndola podemos encontrar nuevas formas de usarla, de crearla, de procesarla y de escucharla.

“La música es una fuente de conciliación, de júbilo y de esperanza que nunca falla. Permitan que concluya afirmando que, para mí, al igual que para Nietzsche, la música es «algo por lo cual vale la pena esta en el mundo». Ha enriquecido mi vida de forma indescriptible. Es una bendición irreemplazable, inmerecida y trascendental.” - Anthony Storr.

Nicolas Tissieres
nicolastissieres@hotmail.com

5 comentarios:

La verdad muy interesante Niko, espero que sigas con esto. Ya tenes un lector interesado; pero solo cuando llegues al final de tu obra es cuando voy a emitir una opinion y no antes... no se puede opinar sin saber, dicen, los que dicen saber o los que suelen opinar.

muy interesante los temas q planteas tratar
espero con ansias saber porq acompaño mis estados de animo con musica y porq hay temas q me ponen la piel de gallina
espero q me des una respuesta a eso :)
felicitaciones, no nos defraudes

Muy interesante, te agregué en los blogs que sigo. Es un tema verdaderamente intrigante, así que espero ver los próximos artículos! Saludos.

Niko, muy buen articulo y muy bien redactado, la verdad q nunca tuve mucho interes por musicologia o ciertas ramas como es el caso de la cognicion musical(creo q esta relacionado sino corrijan :P), pero leer el articulo me genero cierto interes en esto, como por ej como la musica puede alterar el humor de una persona, y q lo explique con un enfoque mas cientifico q filosofico, de todas formas segui escribiendo q esta muy bueno!!!!!
PD: ¿Quien era Anthony Storr? muy buen quote.....

Muy interesante las cosas que planteaste y pensas plantear. Voy a seguir entrando. Esta frase me gustó «la música es algo por lo cual vale la pena estar en el mundo»

suerte loko..
Gonza (Zte)