2 de mayo de 2012

La Compresión en la Mezcla (Una Mirada mas Profunda) - Parte I




Por Hernan Marchesi - Musico, Ing. de Mezcla
www.ocho-records.com  | ochorec@gmail.com

Si están leyendo este artículo es porque por lo menos tienen una mínima idea de lo que significa la compresión en el audio.

Lo primero que quiero aclarar es que voy a centrar el post en la utilización de un compresor como insert, es decir, como herramienta para tratar los canales individuales en una sesión de mezcla, y si tengo tiempo como insert en el master bus. Ya que existen otros variados usos para este aparato los cuales no  serán abordados hoy. Como no es poca cosa, aquí unas fotos de algunos compresores con sus más clásicos parámetros.

















Aquí tenemos uno que está muy de moda últimamente para procesar voces, el Tube-tech CL1 b, que acompañado con un Neve 1073 y un Akg C12, sería algo así como un trío perfecto para trackear una voz. (Por lo menos la de Rhianna o Celine Dion)

Volviendo al tema de los compresores, empecemos por su definición y aspectos técnicos así después nos ponemos creativos si les parece.

Un compresor es un dispositivo utilizado para reducir el rango dinámico de una señal de audio.

¿Y para que querríamos hacer eso?
Bien, supongamos que tenemos una grabación de un piano, y su rango dinámico (o sea la diferencia entre lo más suave y lo más fuerte que toco nuestro amigo el pianista), es de 90 db (una locura, que dinámica el amigo).

Este rango se puede acomodar perfectamente con un U 87, que se banca 110 db, y un sistema digital de 16 bit (96db), o 24 (142db), y un conversor AD razonable entre 100 y 110 db.

Quiero comentar algo y sigo, en un vinilo no se puede acomodar ese rango, solo 60db, pero eso es para otro capítulo. Los dejo pensando…

Nota: “esto es puramente técnico porque hoy en el 2012 si encuentran una grabación comercial masterizada con más de 16 db (y estoy siendo muy amable) de rango avísenme que  lo ponemos en el Guinness. “

Esto me da pie para lo siguiente, si tenemos ese mismo piano y lo tenemos que mezclar con una cantidad, digamos 4 instrumentos más, incluida una batería (uffff, problema número 1), las notas más suaves directamente no se escucharían. Y aquí una de las tantas razones por las cuales necesitamos los compresores, repitamos, “para reducir el rango dinámico de una señal de audio”.

Los compresores que se usan para mezclar, y voy a ser breve en la explicación, se llaman “downward compressors”, esto quiere decir que lo que hacen para reducir el rango dinámico (desde ahora RD), es hacer que las señales más fuertes bajen de volumen en cuestión de milisegundos, dependiendo de los parámetros elegidos para nuestra tarea que ahora mismo pasaré a explicar.

Antes de pasar a los parámetros quisiera poner un ejemplo de la realidad de todos los días. Si escucháramos la grabación del pianista en un CD, con un RD de 90 db en nuestros hogares, suponiendo que los parlantes manejen ese RD, sería bastante incómodo, tendríamos que estar moviendo el pote de volumen constantemente, bueno, ahí tienen otra excusa para los compresores.

Vamos a los parámetros. En general son 4 y más también, depende de cuán versátiles sean, hay algunos que tienen 2 o 3, pero la idea es la misma. Son, y va en mayúsculas;

1. THRESHOLD
2. RATIO
3. ATTACK
4. RELEASE  (los pongo en inglés porque así lo van a ver siempre)

A veces tenemos distintos parámetros y el input funciona como una especie de threshold que lo compensamos con el output como por ejemplo este:




1. Qué c…. es el threshold?
Significa Umbral, éste parámetro lo usamos para avisarle al compresor a partir de qué nivel de señal empieza a comprimir el audio.

Si la señal no llega al threshold, no pasa nada, solo cuando la señal supera el threshold el compresor actúa, lo que si puede hacer; y de seguro si es analógico; es colorear la señal, a veces muy gratamente, por eso ningún compresor es igual a otro, es por eso que algunos son tan buscados y tan caros.

Si tenemos una voz que anda flotando por los -12 db y está pasando por un compresor con un threshold en -8 db, el compresor no actúa, hasta que de repente el cantante se fue a un -4 db, bueno acá es donde el compresor empieza a atenuar el volumen de la señal a partir de los – 8db.

Ahora, que pasa con todo esto, bueno, si el RD sin comprimir la voz era de algo así como 22 db, esta misma voz comprimida pasaría a reducir su RD, supongamos a 16 db, de esta forma para compensar esa reducción subimos el output o makeup 6 db (hagan la cuenta), y lo que obtenemos es un RMS (abreviatura para root mean square) más alto, en español: un promedio de volumen mayor y con un mismo pico de señal que la voz sin proceso, muy beneficioso cuando necesitamos que se entienda bien la voz dentro de una mezcla.

2. Y el Ratio …
Digamos que junto con el threshold son los parámetros para moldear la atenuación, para entenderlo; si el threshold es el “cuándo”, el ratio sería el “cuánto” reducimos. 

Como lo vemos en cualquier compresor al ratio lo vamos a ver desde 1:1, 2:1,3:1, hasta 10 o 20:1.
Esto significa que una vez que la señal llega a ser afectada (por el threshold), el ratio funciona de esta manera:

Si tenemos 2:1 , va a reducir el volumen a la mitad de la cantidad de dB que superen al threshold, la matemática de esto sería una simple división.

Ej: 5 dB pasan por encima del threshold con un ratio 2:1, entonces ½ (el ratio) es 0.5 verdad?
Ahora multipliquemos eso por 5 (los dB), esto a mi me da 0.5x5=2.5dB. Resumen, 5 dB por encima del threshold con un ratio 2:1 significa que la señal se va a atenuar 2.5 db, osea a la mitad. 

Ahora hagamos una más difícil para practicar. Una señal por encima del threshold de 6.8 dB, con un ratio de 4.3:1, Cuánto va a atenuar? Bueno, por eso hice la cuenta anterior, esa era fácil, esta no tanto.

Acá va 1/4.3 (agarren una calculadora). Es 0.2325, entonces 0.2325x6.8=1.581. Esto nos dice que de esos 6.8 dB solo van a pasar 1.58 dB por encima del threshold, dicho de otra manera, la señal se atenuará por (adivinen), sí señor, 5.22 dB.

Esto es la teoría, en una pieza analógica raramente pasa exactamente esto, aunque sí bastante aproximado. En un plugin seguro sea mas acertado, lo que no quiere decir que sea mejor, pero eso es un tema de discusión que da para largo.

3. ATTACK
Cuando la señal llega al threshold, con este parámetro (attack), podemos modificar el tiempo que tarda el compresor en actuar al principio de la señal afectada, por ejemplo, un tamborazo superó nuestro threshold, bien sabemos que el pico inicial percusivo de este tambor, llamado transiente (transient), es una parte importante de su característico sonido. Éste transiente ocurre entre 1ms y 30ms al principio de la señal.

Supongamos que el tambor paso el threshold por 6 dB, si el compresor actuara inmediatamente perderíamos este transiente tan importante. Para eso tenemos a nuestro aliado attack, para moldear el principio de la señal , generalmente lo vamos a ver en un formato de milisegundos , entre 0.1 y 500 o 1000 ms.


En el caso del tambor, yo quisiera mantener ese punch que es el transiente, asi que voy a setear el ataque en 18 ms. De esta manera, el compresor va a actuar dejando pasar por alto los primeros 18 ms de la señal afectada, dejando a nuestro hermoso transiente tranquilo, y si afectando todo lo que este después de esos 18 ms.

Esto es meramente un ejemplo; prueben escuchar un tambor con diferentes cantidades de ataque y van a escuchar que a medida que lo hacemos mas rápido al attack, mas blando se pone el sonido del tambor.

4. RELEASE
Parámetro muy relacionado con el timing y el tempo del tema, graben esto en sus cerebros, porque aca es donde podemos hacer maravillas o también pesadillas auditivas.

El release le avisa al compresor por cuánto tiempo debe mantener la compresión, digamos que es la manera en que el compresor suelta  la señal para volverla a su estado original. Esta también medida en milisegundos y llega, depende del compresor, hasta varios segundos.

Al ser éste un parámetro muy musical no me quiero poner muy técnico con el asunto, es muy claro el efecto cuando lo escuchamos. En un seteo exagerado de threshold es muy notable la sensación de respiración del release cuando deja de actuar.

Con respecto al tempo les sugiero un experimento, agarren una calculadora y dividan 60 por el tempo bpm del tema. Si yo tengo un tempo de 120, esta cuenta me va a dar 0.5 segundos o mejor, 500 ms. Este valor es el tiempo de una negra (quarter note) en este caso para un tempo de 120 bpm. Si quieren valores , por ejemplo para una semicorchea, dividan el resultado por 4, y claro, es 125. Jueguen con este tipo de valores de release para ajustar su compresión al beat del tema.



3 comentarios:

Hola, ha sido un artículo muy bueno. Lo tendré muy en cuenta, aunque faltaría explicar cómo usar el mismo o diferentes compresores en una misma mezcla sobre las diferentes pistas, al principio das a entender algo como eso, a ver si es verdad. Un saludo.

Muchas gracias de corazon. muchos conceptos, muy didactico, muy claro....excelente...saludos, Germán

Gracias!!!! abrazos
- FeedBack